Archivos de la Etiqueta: Lenguaje

Nombrar con los cinco sentidos

24584103115_bdc9a6b4f5_b

Sabe mal, pero algunas palabras tienen los días contados. En el patíbulo lexicológico esperan su turno, resignadas, niqui, tomavistas, jopé, descocada, dandi, cuchipanda, macanudo, tronco y cáspita. Cabizbajas, comparten cigarrillos sin parar porque pertenecen a un mundo en vía de extinción en el que fumar era lo normal. Un poco más atrás, haciéndose la loca por si cuela y evitando fumar para reivindicar su actualidad (la condenada defiende que es moderna porque aún está ligada a una tecnología y un oficio vigentes) está aviador. Pero no colará. De la selección natural lingüística no te salva ni Scorsese. El Box Office es un aval demasiado efímero. Y aviador finalmente tendrá que aceptar que, como sus compañeras de patíbulo, es una palabra moribunda.

Sí: las palabras la palman. Es ley de vida. Muchas mueren porque las cosas a las que representan desaparecen del mundo. Como los guateques o las enaguas. Otras simplemente porque pasan de moda y dejan de aparecer en los medios (¿alguien, aparte de Jesús Vázquez, se acuerda de “Hablando se entiende la basca”?). Hay términos que languidecen al verse substituidos por el típico anglicismo traicionero, que cuando aparece por estas latitudes se las lleva a todas de calle porque lo guiri siempre nos parecerá más trendy o más fashion. Y también están esos vocablos que, demasiado anclados en la mentalidad de la época del fumar, acaban siendo relevados por palabras políticamente más correctas (aunque hay un movimiento de resistencia que aún no ha conseguido ser derrotado. Por eso Baltasar sigue siendo para muchos el rey negro). Leer más

Nombres que mueven, nombres que paralizan

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mi hija Marina tiene un año y medio y está aprendiendo sus primeras palabras. Uno de sus juegos favoritos es descubrir los nombres de todo lo que ve en sus cuentos. Generalmente se detiene en un par de páginas unos minutos y me señala, uno a uno, los dibujos que más le llaman la atención. Entonces yo le digo el nombre que tienen esos objetos representados y ella repite la rueda una y otra vez, señalando mientras escucha atenta las palabras, absorbiendo gradualmente un lenguaje que en el momento menos pensado acabará saliendo de su boca para regocijo y consiguiente babeo de sus padres, esto es, servidor y su pareja Anna.

Poner nombre al mundo que nos rodea, pasarlo por el tamiz del lenguaje, es darle un sentido que podemos compartir. Cuando somos niños, ese nombrar es especialmente pasional (en cierto modo, descubrimos el mundo al ritmo de las palabras). Entre los adultos, sólo algunas personas conservan esa suerte de pasión infantil por el lenguaje. Supongo que filólogos y escritores están entre ellos.

Leer más

Ubiqual, primer fruto del árbol de los nombres

crear nombre de marca

Ya hace unos meses plantamos las semillas de un árbol muy especial, el NeimTree, al cual hemos dedicado cada minuto de nuestro tiempo. Lo hemos cuidado, lo hemos mimado, con paciencia, constancia, palabras bonitas y dedicación plena, sabiendo que todo necesita esfuerzo y tiempo para germinar y florecer. Primero echó raíces y, como el arraigo era fuerte, empezó a crecer y a extender sus ramas, y en poco tiempo fueron saliendo sus hojas. Y hoy, nuestro árbol, nos ha brindado una alegría frutal que nos ha dejado un gran sabor de boca y, por ello, os lo queremos mostrar. Leer más

El buen namer

crear nombre de marca

Palabras creadas a medida de las marcas.

En un momento dado todos podemos ser nombradores. Alguna vez seguramente hemos tenido que enfrentarnos a la creación de un nombre. ¿Cómo se llamará mi blog? ¿Qué nombre le pongo a mi perfil de Twitter? ¿Cómo se llamará nuestra banda de rock? ¿Y mi empresa? ¿Y ese evento que vamos a organizar? Pero hoy no vamos a hablar de los o las “namers por un día”, sino de aquellos que son profesionales del naming porque se dedican asiduamente a la creación de nombres de marcas. En concreto, sobre las características que a priori definirían a los buenos nombradores. Aquí van: Leer más

El primer post o la extraña enfermedad

Los creativos especializados en naming, también conocidos como namers o nombradores, sentimos una inquietante atracción por las palabras y nombres de marca. Es tal nuestracreación de nombres obsesión que nunca podemos dejar de pensar en ellos, de leerlos, de buscarlos, de crearlos…, son nuestra gran adicción.

Y de eso me di cuenta, sobre todo, cuando hace dos años estrené un nuevo rol, el de madre, pues la namer que llevo dentro se empeñó en darle nombre a todos los muñecos anónimos que entrasen en casa. ¡No name, no fame!, pensé. Y así, mi familia empezó a pasear con Tuga, a dormir con Brownie o a ir al baño con ClipClop. Leer más