Archivos de la Etiqueta: Creatividad

PUNTA ESTE: naming con ADN murciano

Captura de pantalla 2016-03-18 a les 18.40.59

No es ningún secreto que nos encanta ir de cañas y que una cervecita bien fría acompañada de una buena lectura o conversación es nuestra debilidad. Así que podéis imaginaros qué feliz nos hizo que nos eligiesen hace unos meses para hacer el naming de una nueva cerveza que el pasado febrero llegó al mercado.

Con esta delicia de proyecto, además de disfrutarlo mucho, hemos podido conocer a fondo la marca Estrella de Levante, una compañía cervecera que nos ha sorprendido gratamente por ser un elemento identitario importante de la cultura y sociedad murcianas.  Leer más

HUBBIK, un hub con nombre propio

Nos hace especial ilusión hablaros de uno de los últimos proyectos en los que hemos trabajado y cuyo resultado acaba de ser presentado en sociedad.

Nuestro cliente es la UOC, una universidad online con un modelo educativo único, focalizado en su compromiso con el estudiante y con una formación de calidad totalmente personalizable, que fomenta la competitividad y contribuye al progreso de la sociedad.

En su afán por acercar la innovación y todo el conocimiento generado en su comunidad a la sociedad, y aprovechando que este año celebran su 20 aniversario, la UOC ha decidido impulsar una plataforma que apuesta por las ideas, por el conocimiento en red y por una universidad orientada a dar respuesta a los retos de la sociedad. Con dicha iniciativa, abre su oferta de servicios a todos los miembros de su comunidad, ya sean estudiantes, alumni, profesores, investigadores, personal docente colaborador, equipo de gestión o empresas e instituciones, para favorecer la creación de patentes, spin-offs y start-ups, e invita a instituciones a compartir sus retos de innovación y sus proyectos R+I, además de facilitar herramientas de soporte y una red de agentes externos especializados.

En cuanto al nombre de la plataforma, la UOC lo tenía claro, era necesario huir de un descriptivo y crear un nombre más distintivo, con carácter tecnológico, innovador y dinámico para plasmar su apuesta por una manera diferente de ser, pensar y de hacer, y por ello contrató los servicios de Neimik.

Tras un proceso exhaustivo de naming de ámbito internacional, el nombre que ha visto la luz es Hubbik, por ser moderno, notorio y muy intuitivo, ya que evoca rápidamente la naturaleza de la plataforma como hervidero de ideas, como eje concentrador de negocios (Business), innovación (Innovation) y conocimiento (Knowledge), de una manera singular a la vez que accesible, pues la UOC es una universidad abierta a todo el mundo.

¡Al diablo con el naming!

5248819700_69e4ae3bb5_o

Cuenta una leyenda belga del siglo XIII que Gambrinus, un joven vidriero con el corazón roto por una tal Flandrine, iba directo a quitarse la vida cuando el diablo se le apareció en el bosque para proponerle un pacto. Si Gambrinus le cedía su alma, él le otorgaría un don irresistible para conseguir el amor de su amada. Por si fuera poco y como garantía, el diablo ofreció al joven un segundo trato: si el asunto salía mal, le revelaría la fórmula de una poción que le haría olvidar aquel desengaño para siempre. Este segundo acuerdo fue una profecía autocumplida: aunque el diablo convirtió a Gambrinus en un músico y bailarín fantástico, la tal Flandrine ni era melómana ni solía fijarse en los tipos que iban por ahí moviendo el esqueleto. Pasó olímpicamente de Gambrinus, y el príncipe de las tinieblas, con el rabo entre las piernas, tuvo que cumplir su segunda promesa. Así fue como instruyó a joven en el arte de fabricar una espumosa bebida a base de cebada, levadura y lúpulo. Y Gambrinus, tibio de aquel brebaje fascinante que ya no pudo dejar de producir, olvidó para siempre a la inexpugnable Flandrine y se convirtió en pionero y rey de la cerveza.

Gambrinus, el nombre de aquel tipo que vendió su alma al diablo a cambio de unas cañas, ha acabado asociado irremediablemente al universo cervecero: a finales del siglo XIX Barcelona contaba con un par de cervecerías que se llamaban así y que funcionaban como punto de encuentro de la colonia alemana en la ciudad. Hoy, aparte de ser una de las marca de cervezas pilsen checas más conocidas, Gambrinus es el nombre de la red de franquicias de Cruzcampo que, desde 1926, cuenta además con la imagen del personaje de leyenda como símbolo de marca.

Que el relato asociado al icono de la cerveza tenga al diablo entre sus protagonistas puede que no sea casual. Se trata de un arquetipo con una fuerte carga simbólica que forma parte de nuestro inconsciente colectivo. Hablamos ni más ni menos que del señor del infierno, espacio de transgresión por excelencia reservado a aquellos que deciden caminar por el lado salvaje y no seguir las reglas. Y la cerveza, como otras bebidas alcohólicas, es en algunas ocasiones un producto asociado a esos momentos de relax en los que nos damos permiso para sacar a la luz nuestra parte oculta. Leer más

KADJAR o los misterios del naming

Mi espíritu quiere captar las formas mudadas en cuerpos
nunca vistos; oh dioses, vosotros que las cambiasteis,
ayudadme a encontrar cuál fue el origen del cosmos
y traed hasta nuestro tiempo el poema continuo.

Ovidio. Las metamorfosis. Libro I

Renault ha presentado su próximo lanzamiento, un nuevo vehículo todocamino que responde al nombre de KADJAR, una denominación llena de exotismo sin lugar a duda (por cierto, ¿cómo debe pronunciarse?). Parece ser que el nombre corresponde a una dinastía de origen turco que reinó en Persia. Y según los responsables de la marca se compone de dos formantes: KAD, que evoca la palabra quad (motocicleta todoterreno de 4 ruedas) y el sufijo JAR, que remite a los vocablos franceses agile (agil) y jaillir (surgir repentinamente). Leer más

Crear, copiar

large_6344354636

Dice Daniel Goleman en su libro El espíritu creativo que “si procuras encontrar el espíritu creativo en algún sitio exterior a ti, estás buscando en el lugar equivocado”. En el mundo del naming, y en concreto en el ámbito de las startups tecnológicas, se ha vivido en los últimos años una especie de fenómeno de creatividad gregaria que ha hecho aparecer por doquier compañías que incluyen en sus nombres los sufijos “-ly” y “-ify”. Esta estrategia de “marketing copión”, aunque parece contravenir el consejo de Goleman y en cierto modo también el sentido común, es habitual. Algunas marcas debutantes, en vez de hacer un examen interno en busca de aquello que puede hacerlas únicas, prefieren buscar su identidad en el exterior, posicionándose justo al ladito de su competencia mediante nombres clónicos que como máximo sugieren un “yo también soy así de innovador, cercano y moderno”. Como resultado, en su búsqueda de un nombre memorable y cargado de significado, muchas compañías creativas acaban poniéndose nombres no creativos, lo que les da una pátina muy maja pero las retrata en lo esencial y las condena al olvido. Para los que estáis en Pinterest, recomiendo este tablero creado por la namer Nancy Friedman alrededor de este fenómeno. Leer más

Naming sobre ruedas

crear nombre de marca

Tal vez uno de los sectores económicos donde el naming de los productos tiene mayor repercusión por su notoriedad es en el de la automoción. Del 4 al 19 de octubre está celebrándose el Salón de l’Automobile de París, una de las citas más importantes del mundo del motor.

Junto a los nombres de modelos históricos o plenamente consolidados en el mercado, en este salón encontramos nuevas denominaciones que en su conjunto constituyen un resumen de las diferentes tipologías de nombres. Según su semántica: descriptivos (Dacia Sandero Black Touch), asociativos (VW Golf Alltrack, Citroën C1 Urban Ride, Seat León X-Perience), evocativos (Jeep Renegade, Nissan Pulsar, Aston Martin Vantage), abstractos (Renault Eolab), de origen toponímico (Aston Martin Lagonda) o patronímico (Citroën DS3 Ines de la Fressange, Opel Karl). O según su morfología: simples, compuestos, numéricos, alfanuméricos.

Mención aparte merecen los nombres de los prototipos o concept cars, nomenclaturas de laboratorio que podríamos calificar de efímeras porque a menudo su denominación no será la que finalmente designe el coche que se producirá en serie. Cuando se trata de prototipos, muchas marcas añaden el descriptor concept al nombre del modelo (BMW x5 eDrive Concept, Mitsubishi Outlander Concept-S, Honda Civic Type R Concept II, Audi TT Sportback Concept); otras veces los bautizan con nombres que denotan claramente que se trata de automóviles conceptuales (Ssang Young XIV, Lamborghini Asterion LPI 910-4); algunas, en cambio, apuestan por denominaciones más sugerentes (Citroën DS Divine, Citroën Airflow, Peugeot Exalt, Peugeot Quartz).
En definitiva, en este escaparate único donde admirar las últimas realizaciones de las grandes marcas, muchos visitantes pueden descubrir nombres de nuevos modelos y empezar a utilizarlos, pronunciarlos, recordarlos o, al menos, intentarlo (Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse “Ettore Bugatti”).

photo credit: a_whisper_of_unremitting_demand via photopin cc