Naming funcional: Cuando el gris puede ser sexy

14017488717_8a47ed5ce6_b

Todos queremos encontrar un nombre sexy para nuestro negocio. Concentrar en un término todo el potencial seductor de lo lingüístico y diferenciarnos con un apelativo único, preferentemente inventado, evocativo o experiencial. Macizorro. Cualquier cosa, pero que se aleje al máximo del nombre descriptivo, el más gris de los nombres grises, que no nos pone nada.

Por eso nos contratan a los creativos. A nosotros, generalmente, tampoco nos pone lo descriptivo.

Según el manual que ofrece en su página web la agencia de naming Igor:

“Los nombres funcionales-descriptivos de compañía tienen el problema de que sólo tienen la función de explicarle al mundo el negocio en el que estás. Es una opción innecesaria y contraproducente”.

No sólo eso sino que:

“La noción de describir el negocio en el nombre asume que los nombres de las compañías existen sin soporte contextual, lo cual es imposible. Los nombres de las compañías aparecen en webs, escaparates, prensa, tarjetas de visita, anuncios y, en su forma más desnuda, en conversaciones. No hay modo de que los nombres de compañías aparezcan sin soporte contextual/explicativo, lo que significa que son libres de realizar tareas mucho más productivas”. Leer más

Naming con fecha de caducidad

4380307487_c267229b67_b

Por definición, el naming es una disciplina estratégica. También, más que un proceso creativo es un proceso estratégico. De hecho, la elección de un nombre debería ser una de las últimas decisiones de cualquier proyecto de branding. Porque un nombre adecuado, entre otras variables, debe encajar en la estrategia de marca, debe responder a un determinado concepto de producto, a un posicionamiento o a una personalidad de marca.

Por otra parte, el objetivo de cualquier nombre de marca es perdurar en el mercado durante un largo período de tiempo. No obstante, a veces el naming se usa tácticamente para dar respuesta a acciones de marketing puntuales. En estos casos el resultado suelen ser nombres “efímeros” porque están destinados a desaparecer una vez hayan finalizado dichas acciones. Se podría hablar de naming con fecha de caducidad. Leer más

Naming futbolero. 2ª parte.

antigua-fotografia-campo-de-futbol-de-calle-industria-de-aqui-el-nombre-de-cules-a-los-socios-del-barcelona_de_ahi_la_palabra_cule.v1422980859

Arranca la segunda parte y ya tenemos campeón de liga y de la Copa del Rey: el equipo culé. Pero, ¿por qué a la afición blaugrana se les llama ‘culés’?

Si en el artículo anterior hablábamos de nombres curiosos de estadios, hoy vamos a ver el origen de algunos sobrenombres que tienen las hinchadas de los clubes de fútbol. El nombre de la mayoría de aficiones viene determinado por el color de sus camisetas (los ‘rojillos’, los ‘azulones’, los ‘verdiblancos’, ‘los bermellones’…) pero hay otras cuyos apodos no describen una tonalidad o combinación cromática.

Leer más

Naming futbolero. 1ª parte.

25158861042_28a373d41d_b

Mayo es el quinto mes del año y su nombre tiene un origen incierto, aunque podría derivar de la diosa romana Maia, también conocida como Bona Dea, cuyo festival era celebrado por los romanos justo en este mes al que llamaban Maius.

Mayo es el mes de las flores, de los trabajadores, de la Virgen María e incluso podríamos decir que es el mes del deporte rey. Y es que todo buen aficionado al fútbol sabe que el quinto mes del año suele acoger la final de la Champions League, de la Copa del Rey y por fin la Liga queda resuelta. Por eso es un buen momento para echar un vistazo al naming futbolero y descubrir algunos de sus nombres y orígenes.

Empecemos por los estadios. En general, la mayoría de nombres de los campos españoles se debe a alguno de sus presidentes o fundadores, como el Santiago Bernabeu (Real Madrid), Vicente Calderón (Atlético de Madrid), Carlos Tartiere (Real Oviedo) o el Ramón Sánchez-Pizjuán (Sevilla Fútbol Club); o hacen referencia a su localización: La Romareda (barrio de Zaragoza), Estadio de Anoeta (nombre de la calle donostiarra) Los Pajaritos (barrio numantino) o El Madrigal (término municipal de Villareal), que dicen, por cierto, que en breve pasará a denominarse “Estadio de la Cerámica” por cuestión de patrocinio. Pero hemos encontrado algunos casos muy singulares que vale la pena resaltar: Leer más

PUNTA ESTE: naming con ADN murciano

Captura de pantalla 2016-03-18 a les 18.40.59

No es ningún secreto que nos encanta ir de cañas y que una cervecita bien fría acompañada de una buena lectura o conversación es nuestra debilidad. Así que podéis imaginaros qué feliz nos hizo que nos eligiesen hace unos meses para hacer el naming de una nueva cerveza que el pasado febrero llegó al mercado.

Con esta delicia de proyecto, además de disfrutarlo mucho, hemos podido conocer a fondo la marca Estrella de Levante, una compañía cervecera que nos ha sorprendido gratamente por ser un elemento identitario importante de la cultura y sociedad murcianas.  Leer más

Nombrar con los cinco sentidos

24584103115_bdc9a6b4f5_b

Sabe mal, pero algunas palabras tienen los días contados. En el patíbulo lexicológico esperan su turno, resignadas, niqui, tomavistas, jopé, descocada, dandi, cuchipanda, macanudo, tronco y cáspita. Cabizbajas, comparten cigarrillos sin parar porque pertenecen a un mundo en vía de extinción en el que fumar era lo normal. Un poco más atrás, haciéndose la loca por si cuela y evitando fumar para reivindicar su actualidad (la condenada defiende que es moderna porque aún está ligada a una tecnología y un oficio vigentes) está aviador. Pero no colará. De la selección natural lingüística no te salva ni Scorsese. El Box Office es un aval demasiado efímero. Y aviador finalmente tendrá que aceptar que, como sus compañeras de patíbulo, es una palabra moribunda.

Sí: las palabras la palman. Es ley de vida. Muchas mueren porque las cosas a las que representan desaparecen del mundo. Como los guateques o las enaguas. Otras simplemente porque pasan de moda y dejan de aparecer en los medios (¿alguien, aparte de Jesús Vázquez, se acuerda de “Hablando se entiende la basca”?). Hay términos que languidecen al verse substituidos por el típico anglicismo traicionero, que cuando aparece por estas latitudes se las lleva a todas de calle porque lo guiri siempre nos parecerá más trendy o más fashion. Y también están esos vocablos que, demasiado anclados en la mentalidad de la época del fumar, acaban siendo relevados por palabras políticamente más correctas (aunque hay un movimiento de resistencia que aún no ha conseguido ser derrotado. Por eso Baltasar sigue siendo para muchos el rey negro). Leer más