El primer post o la extraña enfermedad

Los creativos especializados en naming, también conocidos como namers o nombradores, sentimos una inquietante atracción por las palabras y nombres de marca. Es tal nuestracreación de nombres obsesión que nunca podemos dejar de pensar en ellos, de leerlos, de buscarlos, de crearlos…, son nuestra gran adicción.

Y de eso me di cuenta, sobre todo, cuando hace dos años estrené un nuevo rol, el de madre, pues la namer que llevo dentro se empeñó en darle nombre a todos los muñecos anónimos que entrasen en casa. ¡No name, no fame!, pensé. Y así, mi familia empezó a pasear con Tuga, a dormir con Brownie o a ir al baño con ClipClop.

La enfermedad del namer también te lleva a preguntarte continuamente por el contenido, sentido u origen de los nombres o de las palabras. ¡No lo puedes evitar! Conoces a alguien que te dice dónde trabaja y te faltan microsegundos para preguntarle de dónde viene el nombre, cuando tú ya le estás buscando tu propio sentido. Tu interlocutor suele percibir tu excitación, poner cara de extrañeza, e inmediatamente tienes que justificarte para que no acabe mirándote mal –¡lo siento, es que soy namer!-, aunque en algunos casos sólo sirva para que te mire peor.

Y es que sentimos fascinación por diccionarios, etimologías, patronímicos, topónimos, gentilicios y demás. Por eso, en estos dos años, mientras ejercía de madre primeriza y gestaba un nuevo proyecto profesional, que hoy en día es esta realidad, he acabado sabiendo todos los nombres de los compañeros de juego de mi hijo y sus lugares de origen. Hubo hasta un día que le pregunté a una niña: -¿Y tu muñeca tiene nombre? Sí, contestó, y mi corazón se aceleró. ¿Y cuál es? La niña me miró atónita y me contestó: ¡Pues, muñeca!- Me hizo sonreír y pensar: ¡Bendita ingenuidad!

Tener un bebé hace que irrumpan en tu vida nuevos personajes animados con multitud de nombres que pueden volver loca a una namer como yo. Pero había uno que me tenía perdidamente enamorada: Pocoyó. naming¡Qué nombre más inteligente! Claro, como es un niño pequeño, y aún no está formado, es un poco de lo que será en el futuro, por eso es Pocoyó. Si fuera mayor sería Muchoyó o Todoyó. ¡Qué gran nombre, divertido y con contenido! Esa era mi gran teoría, basada en mi experiencia nombradora y el proceso creativo, y así la expuse un día frente a un grupo de padres. Se quedaron flipados y uno me respondió: ¡Pero qué dices!, el nombre viene porque la hija del creador rezaba “Jesusito de mi vida, tú eres niño pocoyó” antes de acostarse. ¡Lo peor fue que tenía toda la razón! El proceso creativo no había sido tal y el nombre se debía a un encuentro fortuito, pero genial. Entonces lo entendí todo, ¡Cómo no iba a ser un éxito, Pocoyó, si contaba con la gracia de Dios!

Anécdotas aparte, el namer nunca deja de ser namer, igual que el pájaro nunca deja de serlo aunque se le rompa el ala y durante un tiempo no pueda volar. Si la vida profesional da un giro inesperado y te aparta momentáneamente de la creación, el namer sigue con la necesidad de crear, de buscar, de conocer, de aprender, y de dedicar mente y alma a una profesión tan bonita como es la nuestra. Y es esta extraña pasión, y mis más de 12 años de dedicación al naming, lo que me ha llevado a crear Neimik, y por eso se merece que le dediquemos nuestro primer post.

¡Bienvenid@s a Neimblok!

photo credit: Lluviavigo via photopin cc
photo credit: :: De todos los Colores :: via photopin cc

    1. neimik

      Moltíssimes gràcies, Ignasi, pel teu desig, però sobretot per haver-me contagiat la malaltia del namer quan era estudiant de publicitat. Un petó.

      Responder
    1. neimik

      ¡Muchas gracias, Xenia! Eso significa que el nombre Pocoyó causó el mismo efecto en nuestras neuronas. Un beso

      Responder
  1. B!

    Qué feliz me hace el leerte!
    Mucha, muchísima suerte! La tendrás, estoy segura.
    Ahora sí, tenemos que quedar para que nos ayudes a ponerle nombres a los muñecos de mis hijos, que yo mucha carrera, pero creatividad poca 🙂

    Responder
    1. neimik

      ¡¡Muchas gracias, compañera!!! Quedamos cuando queráis, me pasáis briefing y hacemos un brainstorming muñequil. ¡Un besazo a los 4!

      Responder
  2. Marta

    Hola Gemma,
    felicitats per aquest nou projecte. M’ha encantat llegir-te.
    Segur que tindràs èxit.
    Fins aviat!!

    Responder
    1. neimik

      Moltes gràcies, Marta! Em fa molt feliç que t’hagi agradat. Espero que ens veiem aviat, i, si no és així, que tingueu un bon estiu. Una abraçada!

      Responder
    1. neimik

      Moltes gràcies, Raquel! M’encanta que t’encanti, de veritat. I èxit no sé si en tindrem, tan de bo sigui així, però a ganes i il·lusió ningú ens guanya. 😉 Un petonàs

      Responder
    1. neimik

      Moltíssimes gràcies, Teresa! Esperem que el tàndem creativitat i empenta ens porti ben lluny. Passa’t per NeimBlok quan vulguis! Una abraçada!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *