Archivo mensual: febrero 2014

¿Un nombre que aspira a todo?

En uno de los intermedios comerciales de la Super Bowl 2014 hizo su aparición pública una nueva marca, una startup de servicios financieros llamada Aspiration que se lanzará esta primavera. Y se dio a conocer a través de un anuncio teaser que imita el mítico anuncio 1984 con el que Apple se presentó al mundo en la edición de la Super Bowl de hace 30 años.

Según explica Andrei Cherny, fundador de Aspiration Investments, la razón de su particular homenaje al anuncio de Apple es la voluntad de transmitir la idea de que Aspiration va a democratizar el mundo de las inversiones de la misma manera que se supone que hizo con los ordenadores el gigante de la manzana.

Hasta la fecha la nueva startup es poca cosa más que un nombre y la expresión de su promesa de marca: bringing elite investments to everyday investors. En cuanto al naming, no me acaba de convencer la elección de una palabra cuyo significado puede acabar volviéndose en su contra. ¿Conseguirá la empresa alguna vez llegar a conquistar sus anhelos o se quedará, a modo de premonición, en eterno aspirante? Me parece oír a los perdedores de una final: “aspirábamos a todo, pero no pudo ser”. Por otro lado, si admitimos el principio que dice que un nombre de marca es el inicio de una historia, me parece que Aspiration ha desaprovechado una ocasión inmejorable para empezar a construir la suya propia ante una audiencia de millones de espectadores. Seguro que con el anuncio ha conseguido la notoriedad que buscaba, pero no sé si es una buena estrategia empezar a contar tu historia remitiendo a la que ya contaron otros y ya hace 30 años. Cuando llegue la primavera, estaremos atentos para ver cómo continúa la historia.

 

La madurez de las palabras

Hay palabras que parecen surgir de la nada para acompañarnos en el fragor de la actualidad rabiosa, denominadores de futuro incierto y sin más pasado que aquello a lo que parecen referirse. Y que sin embargo engañan.

No hace mucho descubrí el término “infobesidad” en un artículo sobre el papel del periodismo en la era de Internet. La palabra hace referencia a la sobrecarga informativa de nuestros tiempos. La tomé por un neologismo, algo así como una variación de la palabra “infoxicación”, que sirve para hablar más o menos de lo mismo y que muchos creemos que  también ha nacido anteayer, a raíz del auge de Internet y las redes sociales. Y por eso me sorprendió mucho enterarme poco después de que  “infobesidad” es un término que acuñó en 1970 el escritor Alvin Toffler en su novela “Future Shock”. Y también que la trendy “infoxicación” es una palabra con más historia de lo que aparenta: fue usada por primera vez por el especialista en información Alfons Cornella en 1996, nueve años antes de que Facebook empezara a funcionar. Leer más